Archivos mensuales: agosto 2016

Ubuntu

Ubuntu es una palabra del lenguaje xhosa (Sudáfrica) que si bien no tiene una traducción exacta al castellano la podemos definir como “potencial del ser humano para valorar el bien de la comunidad por encima del interés propio”. Por esta razón esta palabra también se considera una regla ética sudafricana que inculca a las personas la idea de que el bien de la comunidad es más importante que el de cada individuo. Así, ideas como “una persona se hace humana a través de las otras personas” o “si todos ganan, tú ganas” son consecuencia de ésta regla ética.
Es inmediato deducir que a nuestra clase política le falta “Ubuntu”. La dificultad de llegar a acuerdos que logren una gobernabilidad sólida comienza a pasar factura. El crecimiento económico que se ralentiza y las inversiones se paralizan debido a la incertidumbre; incluso Bruselas puede congelar ayudas que son imprescindibles para diferentes regiones y empresas. ¿Cómo se ha podido llegar hasta aquí? ¿Qué podemos hacer ahora?
Un chiste sirve para evaluar la diferencia existente en la fiabilidad entre la física y la economía. Mientras que en física tres leyes (las de Newton) explican el 99% de su funcionamiento, en economía son 99 leyes las que explican el 3% de su actividad. No obstante, también hay quien resume la economía en una única ley: “las personas responden a incentivos”. Y es cierto. Se pueden determinar muchos instrumentos de análisis económico como el estudio de la oferta y la demanda, la teoría de agencia, o la teoría de análisis financiero. Todos ellos son corolarios de la regla de oro.
Entonces, ¿qué pasa? Muy sencillo. Los incentivos de los políticos pueden no encajar con el bien común. Más, aún: se necesita un triple equilibrio entre el interés del político, el del partido en el que se encuentra y el de la sociedad. Una estrategia puede ser buena para un político (que permanece en su puesto), mala para su partido (que pierde votos en el futuro) y buena para la sociedad (si permite la gobernabilidad). De todo ello trata la teoría de agencia. Incluso para los colaboradores de Pedro Sánchez o de Mariano Rajoy el objetivo principal es que no haya cambio de líder en el partido, ya que en caso contrario lo más probable es que sean relevados de sus puestos. La situación del partido o la del país no es tan importante.
Cuidado, ya que un incentivo para tener un comportamiento dado no implica que dicho comportamiento se produzca. Es decir, existen políticos que priorizan el bienestar global.
Conociendo la regla única de los incentivos y el problema de agencia existente en los partidos políticos, podemos introducir mecanismos que permitan aproximarnos al bien común. Vamos a proponer alguno.

Uno: que sea imposible la repetición de elecciones. Si no hay acuerdo entre una mayoría suficiente, gobierna la lista más votada. Dos: límite de permanencia en un puesto público; por ejemplo, dos legislaturas. Tres: trabajo de diputado a media jornada. Así personas válidas tienen más incentivos para entrar en el ámbito público. Cuatro: la corrupción no prescribe. Cinco: conocimiento público de las cuentas de las diferentes instituciones públicas hasta el último euro. Seis: limitación en la aparición en los medios de comunicación. Siete: que todas las reuniones con grupos de presión sean conocidas y públicas. Ocho: premiar a los “chivatos” (la Comisión Nacional del Mercado de Competencia lo hace. Cuando varias empresas pactan precios altos la empresa chivata no recibe multa). Con la tecnología de hoy en día, es fácil ser chivato.
Por supuesto, no hace falta Ubuntu sólo para la política. ¿Cómo evitar las huelgas salvajes? Todos los empleados pueden acceder a las cuentas bancarias de su empresa para conocer su funcionamiento real (sí, esta medida es extrema, pero no hace falta llegar a la luna; la estamos señalando). ¿Cómo evitar el cambio climático? Multas que tampoco prescriban para quien no cumpla las normas básicas de medio ambiente. ¿Cómo evitar más atentados islámicos? Premiar a las personas que vean comportamientos extraños de otras y avisen a las autoridades (algunos países usan el palo, no la zanahoria: utilizan métodos expeditivos contra los familiares de los autores de los atentados). ¿Cómo evitar el dopaje? Premiando a los chivatos (el matrimonio ruso que ha denunciado el sistema de dopaje de su país está en un lugar secreto de Estados Unidos…pero no les han permitido participar en los juegos). ¿Cómo evitar la sobreexplotación de recursos? De nuevo, con multas enormes. Si la probabilidad de cazar a quien delinque es muy baja, el castigo debe ser muy alto. En caso contrario, la persona tendrá incentivos para delinquir.
Por último, hay que tener cuidado con los incentivos. Una guardería de Israel introdujo multas para los padres que iban a recoger a sus hijos más tarde y….los padres aún llegaban más tarde. La razón: no se sentían culpables ya que pagaban por su retraso.
La multa no era lo suficientemente alta.
Javier Otazu Ojer, Félix Zubiri Sáenz.
www.asociacionkratos.com